La Ruta de las Fuentes

Uno de los mayores bienes de los que se enorgullece la ciudad de Xàtiva es la posibilidad de beber agua  fresca potable y limpia a cualquier hora del día en cualquier época del año.

Desde los tiempos de los árabes el agua ha sido el hilo conductor quien ha ayudado a canalizar la vida de las personas y el ganado, ya que el agua a parte  de elemento necesario, es también motivo de alegría y ornamentación.

Fuente de los veinticinco chorros Xàtiva

Alegría por el tintineo que hace el agua en su transcurso fluido, ornamentación por que hay toda una arquitectura urbana con elementos escultóricos dignos de tener en cuenta alrededor de la fuentes que queremos descubrir.

Pero antes de adentrarnos en la ruta de les fuentes de xàtiva no perdamos de vista el elemento principal,el agua.

Por el estrecho de las aguas a más de 112 metros de altitud llegamos al canal de Bellús donde nace la primera fuente,que después de cruzar  los términos municipales de Bellus y  Genovés, llega a xàtiva.

Por un paisaje cautivador y frondoso con olivos y algarrobos centenarios alrededor, el agua avanza.

Llegamos así a la primera parada, la Fuente Real de la Bola,

Fuente Real de la Bola Xàtiva

Ubicada en la plaza dels Sans Joannes nos encontramos con una taza poligonal amable central en forma de balaustre rematada en una bola, de ahí el nombre.

El balaustre  barroco del siglo XVII parece haber dado agua de boca  a personas y animales sin más pretensión que satisfacer la sed.

Con el espíritu satisfecho continuamos la ruta hasta llegar a la plaza de Sant Jaume. Desde el manantial de Bellús nos llega el agua, acogida por una fuente de estilo neoclásico obra del arquitecto municipal Francisco Cuenca quien en 1830 dio lustre a una anterior en homenaje al rey Ferran VII,

La Fuente Real de los peces(Font Reial dels peixos), obra también del siglo XIX es todo un misterio, concebida para satisfacerlas la sed de los animales en la Plaça de la Bassa recaló definitivamente a la Plaza del Trinquet en 1972, no sin antes variar la forma de la taza, pero eso sí, dejando los primitivos grifos centrales en forma de pez.

A pocos pasos de esta última nos encontramos con la Fuente Real de la Plaza de la Roca, a pesar de que la actual fuente se construyó en 1841, parece ser que ya había una en 1422 del mismo momento que se hizo el nuevo canal de agua santa

Como espectadores imperturbables al paso de la historia les fonts de Xàtiva han asistido impasibles a saqueos, guerras y revoluciones, el mismo Sant Francesc, que tiene una fuente real a la plaza con su nombre tuvo que ser repuesto en 1985 al desaparecer después de un de tantos golpes revolucionarios del siglo XIX.

Quien no pudo sobrevivir a tanta revuelta fue la figura de Santa Lucía la cual dio el nombre a la plaza donde actualmente se encuentra la Fuente de la Real Trinidad(Font de la reial Trinitat) esculpida en 1403, esta joya de los setabenses es la más antigua que podemos encontrar en  nuestra particular ruta por estos caminos del agua.

Los efectos  corrosivos del agua sobre la piedra, van desdibujando el remate en forma piramidal asentado sobre una columna prismática que besa el líquido elemento dentro de una taza octogonal.

Es bella porque es extraña o si se quiere decir de otra manera resulta de una belleza cautivadora.

En la misma plaza donde se encuentra la casa donde nació de uno de los papas más ilustres de la cristiandad Alejandro VI hijo de Xátiva, nos encontramos una fuente de planta central y taza redonda que data de 1634 de estilo barroco.

Lindante a extramuros llegamos justo al portal de Cocentaina donde encontramos La Fuente Real de los Veinticinco Chorros(Font Reial del Vint-i-cinc Dolls)

Esta fuente substituye una famosa pila islámica del siglo XI que a día de hoy reposa en la casa de la ciudad.

Este majestuoso abrevadero de personas y animales ha sido restaurado y reconstruido en diversas ocasiones sin perder su particular magnificencia.

Por la avenida de la alameda nos encontramos con una fuente rematada por dos peces enlazados por las colas. Concebida como fuente mural calma la sed de los visitantes que transcurren por la sombra de los árboles

La ruta del agua está a punto de llegar a su fin y lo hacemos por el Portal del León(Portal del Lleó) diseñado por Vicent Gascó en 1788 para salvaguardar la ciudad y acabado en estilo neoclásico en 1818.

Un león nos despide por los caminos del agua y nos lleva por otros caminos, los de la imaginación que nos remiten a pensar todo lo que ha significado y a día de hoy significa la vida de un pueblo tan vinculado al líquido elemento

Un pueblo que ha trazado un itinerario de fuentes con tal de tener un contacto permanente con el origen de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios: Más información